Clases

En nuestras clases, promovemos una educación en virtudes.

Cualquiera de las disciplinas de danza o afines, que impartimos, en cualquier nivel y ámbito; entrenan la voluntad, la disciplina, el compromiso, el esfuerzo y la autoexigencia.
Sobra decir que las artes en general y muy especialmente la danza académica, educa en la conciencia estética, el gusto por lo bello y lo bien hecho; la admiración por lo sublime y el deseo de la excelencia.

En nuestras clases, la Verdad es la autoridad, y no al revés.

Creemos en la forma transmisiva de impartir docencia y por tanto en el vínculo maestro/discípulo.
En nuestras clases no cabe la ideología, de ningún color ni espectro; sólo el contenido formativo puro y duro.
Tenemos plena conciencia de la dignidad de cada individuo y actuamos en consecuencia. Por tanto, respetamos su tiempo -que nos dedican-; su esfuerzo; y sobre todas las cosas la confianza que nos otorgan, que cuidamos mucho de ganarnos, y no de exigirla de antemano. Es decir, no habrá «paja» en nuestras lecciones, ni perderemos su tiempo en nimiedades. Por eso es imprescindible advertir una y otra vez, que nosotros NO ENTRETENEMOS, sino que IMPARTIMOS DOCENCIA.
Lamentablemente el desconocimiento de la mayor parte de la población sobre la danza académica, el folclore, las distintas disciplinas de la danza y sus diferencias con el deporte o el baile lúdico; hacen que muchas personas nos confundan con animadores, gogós, guarderías creativas, vedettes o profesionales del entretenimiento que, aunque respetabilísimos todos, no tienen nada que ver con lo que nosotros podemos ofrecer. Precisamente porque hay profesionales muy cualificados y eficientes en esas áreas, consideramos que es mejor no llevarse a engaño de lo que nosotros sabemos y podemos hacer: NOSOTROS IMPARTIMOS DOCENCIA.
Eso no quita que la mayoría de los talleres sean realmente motivantes y proporcionen verdadero disfrute en sí mismos.

Aprender, es divertido.
Consideramos que si el alumno verdaderamente APRENDE, no necesitamos ninguna otra estrategia de motivación. El propio descubrimiento de todo un mundo nuevo lo mantendrá «enganchado» a su propia evolución.

Seas adolescente que sólo quiere mejorar su aspecto físico; seas anciano que necesita moverse un poco; seas adulto estresado que necesita algo acción y disfrute; seas niño cuyos padres buscan su pleno desarrollo, ¿Por qué derrochar tu tiempo simplemente pasando el rato?
Ya que vienes a clase. Ya que dedicas ese tiempo a esa actividad. Ya que pagas un dinero. Ya que disponemos de ese espacio acondicionado ¿Qué tal si le sacamos EL MAYOR PROVECHO POSIBLE?

Esa es nuestra propuesta: aprende, descubre, disfruta, supérate.

¿Nos concedes la oportunidad?
¿Te la concedes a ti?

Prometemos esforzarnos por estar a la altura de tu máxima exigencia.
Bienvenidos.

Belén Calvo